victoria's secret

Des de siempre, la sociedad ha dictado cómo debíamos ser físicamente. Los cánones de belleza han ido cambiando a través de los años, de manera que lo que antes se consideraba bonito ahora ha perdido todo su atractivo.

Si nos fijamos en la figura femenina, encontraremos las siguientes etapas:

  • Prehistoria: mujeres de grandes senos y caderas anchas. Eran sinónimo de fertilidad y abundancia, cosa que significaba que eran capaces de parir hijos fuertes y sanos.
  • Renacimiento (s. XV – SVI): cuerpos de curvas redondas, finas manos y pies, pechos firmes y pequeños, piel banca y mejillas sonrosadas, labios encarnados, cabello rubio y largo y ojos grandes y claros. Son ejemplos la Venus o la Primavera de Boticcelli, la Monalisa de Leonardo DaVinci…
  • Barroco (s. XVII – XVIII): cuerpos más rellenitos, con caderas anchas y cintura estrecha, brazos redondeados y carnosos, piel blanca y pechos llamativos. Se empiezan a llevar pelucas, perfumes, lunares postizos o pintados, corsés, encajes… Son un ejemplo las Tres Gracias de Rubens.
  • Época Victoriana (s.XIX): uso de los corsés para estrechar al máximo la cintura y realzar el busto y las caderas.
  • Principios s. XX: jovencitas sumisas y obedientes, de pechos altos, caderas anchas y nalgas prominentes. Son un ejemplo las Chicas Gibson de Charles Gibson o Liz Taylor.
  • 1930 – 1940: la mujer y la belleza de su cuerpo desnudo cobra protagonismo. Es la década de la lencería. Son ejemplos Elizabeth Taylor o Greta Garbo.
  • 1950 – 1960: la figura femenina se apodera de las pantallas. Las mujeres más bellas tienen curvas marcadas, voluptuosidad, piernas infinitas, huesos bien forrados, cabellos rubios… Sin embargo, sus cuerpos son pequeños y delgados. Son ejemplos Marilyn Monroe, Sara Montiel, Hayley Mills, Audrey Hepburn o Sue Lyon en Lolita.
  • 1970 – 1980: los cuerpos femeninos se van adelgazando y estilizando, los pechos cada vez van cobrando más protagonismo. Se empiezan a despreciar las redondeces. Son ejemplos Ursula Andress, Bo Derek, Farrah Fawcett y Kim Basinger.
  • 1990: la delgadez, y los pechos grandes siguen cobrando protagonismo. La cirugía estética ayuda a moldear los cuerpos para tener grandes pechos, cuerpos delgadísimos, labios y pómulos prominentes… Destacan los cabellos oxigenados, las pieles morenas y las prendas que dejan mostrar el cuerpo. Son ejemplos Pamela Anderson o Claudia Shiffer.
  • Nuevo milenio: el canon de belleza por excelencia es la delgadez. Estamos en una nueva generación de modelos esqueléticas (empujadas por las grandes firmas y diseñadores de moda). Son ejemplos Kate Moss, Angelina Jolie, Megan Fox, Michelle Jenner o cualquier modelo de Victoria’s Secret.

Aún se podrían añadir más matices, como los destacados en https://www.culturabizarra.com/canones-belleza-historia/ . Igualmente, llegaríamos a una misma conclusión: no hay ninguna norma para definir la belleza, ésta se guía a lo largo de la historia según las necesidades o caprichos de la sociedad. Principalmente, las necesidades o caprichos masculinos.

Sin embargo, finalmente, se detectan matices en las modas y en los medios. Se celebra la diversidad de razas y de cuerpos, aunque aún queda un largo camino para recorrer. Algunas pasarelas empiezan a demandar a los diseñadores la búsqueda de modelos sanas, que engloben la diversidad y representen a todas las mujeres.

Debemos recordar que el concepto de «perfección» es una idea efímera, que tiene tendencia a cambiar y a transformarse, en lugar de sentir que nuestro cuerpo no es como queremos. Esperemos que llegue un día en que la belleza de la figura femenina (y masculina) no se base en cánones estéticos impuestos por la sociedad, sino en si una persona está sana y feliz consigo misma únicamente.

Porque, señoras y señores, todos estamos dentro de esta sociedad que dicta cómo debemos lucir. Y que ahora entremos dentro del canon de belleza actual no significa que lo seamos para siempre.