Hay rostros que, en cuanto los veo, siento la necesidad de pintarlos. No lo negaré y, como se demuestra también en mi entrada Ojos de la Pantalla, disfruto dibujando personas. Creo que los rostros, igual que los ojos, son aquello que más dice sobre una persona.

Os muestro alguno de los rostros que han despertado en mí un interés especial, un interés que me ha llevado a coger rápidamente un lápiz y a empezar a dibujar.